Nuestra escuela

«Si no hay emoción, no hay aprendizaje».

La vida no puede reducirse a aprender conocimientos. Es mucho más.

Arimunani es una escuela mallorquina que no se cierra a una sola pedagogía y que crea un método único para acompañar a niños y niñas en su desarrollo completo.

En esta escuela, creemos que una educación personalizada, acorde con los ritmos de aprendizaje de cada alumno y que fomente la autoestima y el respeto, es posible.

Por eso, desde un entorno natural adecuado y en un ambiente familiar, integramos en los contenidos académicos capacidades como la confianza, la seguridad, la gestión emocional, la autonomía, la creatividad…

El equipo de docentes está en continua evolución y revisión. Se forma constantemente según las necesidades y retos que los niños van presentando.

En cada aula trabajan y guían dos maestr@s, uno/a de habla inglesa y otro/a de habla castellana o catalana. Ambos interactúan constantemente con los niños y niñas, les pantean cuestiones, ofrecen materiales y guían su desarrollo, tanto en una lengua como en la otra. Llegamos así a un trilingüismo que el niño/a adopta como cotidiano y normal.

Arimunani es un cole que ofrece una formación humana y no invasiva, que fomenta identificar y potenciar los talentos de cada niño y cada niña. Para que ellos se conozcan, sepan elegir su camino, y puedan llegar a adultos de manera sana y feliz.

El proyecto del nuevo edificio Arimunani, es ambicioso, pero también humilde.

Ambicioso porque será una construcción pionera que marcará un antes y un después en el planteamiento de las escuelas del futuro. Será un proyecto energéticamente autosuficiente, hecho con materiales naturales, que no genere residuos que no puedan reciclarse, y que aproveche los ciclos estacionales para generar temperaturas agradables en el edificio, patios y zonas exteriores durante todo el año.

Humilde porque uno de sus cimientos, de sus anillos centrales, es el profundo respeto hacia la naturaleza, el planeta y sus ritmos. Es importante que la construcción se adapte al entorno, y no al revés.

Es un proyecto que crece con la voluntad de ser bueno, limpio y justo.

Ir arriba