El compromiso de Arimunani con el medio ambiente.

«Debemos hacer que el reciclaje se convierta en una forma de vivir». (Mario Vargas Llosa).

Como ya te contamos en nuestro artículo «Enseñar a través de Experiencias: una escuela que se vive» nos encanta aprender y enseñar mediante retos. Así que cada mes, vamos a marcarnos un reto para conseguir.  A través del blog explicaremos qué nos propondremos, cómo lo hemos hecho y si lo hemos conseguido.

En Septiembre, el reto era continuar con la escuela a pesar de las adversidades y transmitir la pasión de nuestro proyecto a las familias que habían confiado en nosotros. Estamos muy orgullosos de continuar con este sueño, y sobre todo de haber creado una comunidad que nos apoya y que cree en él también. Así que… ¡Reto de Septiembre superado!

El reto de Octubre será el COMPROMISO CON EL MEDIO AMBIENTE.

Y… ¿En qué consistirá este reto?

Nos hemos propuesto reciclar todos los sobrantes de comida que se creen en la cocina y en el comedor de la escuela (también los que se generen en las aulas que puedan aprovecharse) y crear compost, que luego podremos aprovechar como abono en el huerto.

El compostaje es un proceso de reciclaje de la materia orgánica que imita al ciclo de descomposición de la naturaleza. Los microorganismos actúan sobre la materia orgánica recogida en el recipiente de compostaje y la descomponen dando lugar al compost.

Se calcula que si en los hogares practicásemos este método de reciclaje, se obtendrían de 200 a 300 kgs. de compost por persona y año.

Esta materia orgánica transformada en compost constituye un excelente sustrato lleno de nutrientes que mejora las condiciones de jardines, huertos y zonas verdes.

De este modo, en Octubre aprenderemos:

  • A elegir el rincón ideal del jardín para emplazar el contenedor de compostaje.
  • A preparar, una vez emplazado, el contenedor para la puesta en marcha del proceso.
  • A intercalar capas de desechos orgánicos secos (hojas secas, ramas, papel, restos de poda secos…) con capas de materia húmeda (restos de comida, hojas verdes, etc…).
  • A separar y reconocer la basura orgánica y útil para convertir en compost, de la que no lo es.
  • A regar y mantener el contenedor del compost en perfecto estado para que el proceso de descomposición tenga éxito.
  • A saber cuándo el compost está listo para utilizarse…
  • Y a utilizarlo o almacenarlo para su posterior uso.

Aunque el proceso de compostaje tarda unos 6 meses en completarse, os iremos contando nuestros progresos y aprendizajes con este reto a finales de mes.

Y quién sabe… ¡Tal vez dentro de 6 meses, nuestros pequeños Munanis se animen a hacer su propio compost en casa!

Y es que, como decía el educador de ciencia Bill Nye «Si quieres que los adultos se preocupen más por el medio ambiente y reciclen, simplemente háblales a los niños de la importancia de reciclar y lo harán».

¿Qué retos te esperan a ti en Octubre? ¿Los compartes con nosotros? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!