10:01 de la mañana, en algún lugar de la Sierra de Tramuntana…

Comienza esta jornada de sábado confluyendo todos los participantes en un lugar de la Sierra de Tramuntana. Podemos ver familias de la escuela, de fuera de la escuela y personas interesadas en el inmenso mundo de la micología.

Nuestro guía; Joan Carles, biólogo apasionado dels “bolets”. Contrariamente a lo que pudiera pensar (una cesta), Joan Carles se ha presentado con una caja plegable de plástico. Eso sí, también con una caja mediana con separadores para poder recopilar distintos ejemplares que vayan apareciendo. Nos comenta que de esa manera puede viajar, plegando la caja, a cualquier lugar.

Nos presentamos y sin mucha dilación nos ponemos en camino.

Parece que el terreno está un poco seco, ha soplado el viento durante algunos días y ello no favorece a que la funga se mantenga. Pero a pesar de ello, todos/as, grandes y pequeños/as, nos afanamos en buscar.
Vamos encontrando especies y cada una que cogemos, Joan carles nos explica un montón de cosas de ella: sus distintas partes, los olores que tienen, etc. (Por cierto, no coincidimos ni a la de tres en el olor!) Y ….lo más importante…¿Joan Carles, es comestible? La respuesta es siempre …No!

Vamos descubriendo un montón de especies: inocybe, cortinarius, ….La mayoría tóxicas, alucinógenas o simplemente sin valor culinario.

En algunos casos, nuestro guía saca un frasco pequeñito con un líquido y le pone un poquito en distintas partes del “bolet”. Resulta que si el “bolet” tiene una reacción química u otra podemos saber si es de una especie u otra!

Va pasando el tiempo, vamos subiendo por la montaña y vamos buscando mientras los niños/as dedican parte del tiempo a escalar y experimentar por el campo.

Tras una hora de recorrido nos paramos a descansar y merendar.

Un poco más tarde retomamos el camino para llegar a un mirador precioso desde el que divisamos la “Foradada”…

Camino de regreso…Nuestra cesta de “bolets” está vacía aunque ahora sabemos muchas cosas interesantes pero…un niño no ha perdido la esperanza y se presenta con un “bolet” que acaba de encontrar….último intento…..

  • ¿Joan Carles?
  • Es un ???
  • ¿Comestible?

¡Por fin! El primero comestible (aunque otra niña había encontrado uno previamente sin pie).

Nos gustaría probarlo a todos/as pero no va a poder ser.

La salida ha sido muy enriquecedora. Al margen de no haber cogido prácticamente ninguna seta comestible, nos quedamos perplejos de la importancia que tiene este maravilloso reino en los ecosistemas y en el papel que desempeñan en la cadena trófica. Seguro que de ahora en adelante miramos a los “bolets” de una manera diferente. Gracias Joan Carles!